LA PARROQUIAS CAMPESINAS

La Parroquia es una estructura fundamental de cercanía y acompañamiento de una parte importante de la población. Desde los primeros siglos de la experiencia cristiana se fue configurando la atención evangelizadora en distintos territorios donde se presentaban importantes centros de concentración poblacional.

A medida que se fue multiplicando el número de creyentes en un lugar determinado, se configuró la parroquia como una asamblea de formación en la fe y de la celebración del misterio eucarístico con responsables claramente definidos y en fidelidad y comunión de la misma fe, bajo la guía del Espíritu Santo.

Ese mismo Espíritu del Señor nos sigue acompañando también hoy para intentar responder al cuidado pastoral de todos los fieles y muy especialmente nuestros fieles campesinos

  1. Qué se entiende por Parroquia?

Parroquia no es solamente un territorio sino fundamentalmente los núcleos de población que viven en diferentes ambientes determinados y caracterizados por los espacios cercanos, el tipo de trabajo, la familiaridad, la lengua, la raza, etc….

Hoy contemplamos la realidad de esos núcleos poblacionales: en barrios, veredas, caserios, sectores, urbanizaciones, etc.

  1. La misión de la parroquia es Evangelizar!

San Pablo VI escribe un valioso documento dejado como herencia para toda la Iglesia, exhortándonos a tomar en serio la tarea fundamental de la Iglesia en la historia y en el tiempo con todos los hombres y en todos los espacios.

Claramente nos ha definido que la tarea fundamental de la Iglesia, es Evangelizar.

En efecto, escribe el Papa “La Iglesia existe para evangelizar”. Esa es su naturaleza, esa es su mayor gloria, esa es su razón de ser en la historia, en otras palabras, la vocación propia de la Iglesia es Evangelizar.

  1. ¿Qué es EVANGELIZAR?

Sí ésta es la tarea fundamental que debe llevar a cabo la Iglesia en todo tiempo y en todos los espacios, nos preguntamos: ¿En qué consiste propiamente evangelizar?. El mismo San Pablo VI escribía en 1975, diciendo que no es cosa diferente que presentar a Jesucristo como el Salvador y el Señor de todo el género humano. Ésta es la mejor noticia que podemos compartir, comunicar y llevar a todos los hombres, a todos los pueblos y a todas las culturas. Nadie puede ser excluido de este gozo. Al contrario, será tarea de la Iglesia llevar está buena noticia hasta los últimos rincones y a cada uno de los corazones. Todo ser humano tiene derecho a la verdad. Todo ser humano merece participar del gozo de seguir, amar y vivir a Jesucristo. En eso consiste pues evangelizar, en comunicar a otros el don de Dios que es la vida de Jesucristo, muerto y resucitado.

  1. Las Parroquias y la población campesina.

La parroquia es la estructura que permite y facilita que la evangelización se posibilite de manera organizada y sistemática para que el anuncio gozoso del Evangelio que es Jesucristo pueda llegar a cada una de las casas y en este sentido, a cada una de las veredas haciendo que la población campesina reciba la bendición del gozoso anuncio.

La parroquia, responsable de evangelizar a todos los fieles de sus territorios y ambientes, garantizará los medios y facilitará los mecanismos para lograr llegar “Casa a Casa y Corazón a Corazón” a cada uno de los campesinos.

  1. La parroquia es casa de todos.

En la Parroquia todos se han de sentir en casa. Teniendo en cuenta que una buena parte de la población parroquial procede de los ambientes campesinos se debe permitir con originalidad y creatividad que los campesinos sientan que la parroquia es su casa, su ambiente natural, su espacio de participación el ejercicio propio de su misión, “el gozo de la celebración de la fe y la experiencia del Señor Resucitado”.

  1. La parroquia y la promoción integral de los campesinos.

Si la misión de Jesús fue anunciar la Buena Nueva a los pobres, a los excluidos y a los marginados, la parroquia continuadora de la obra de Jesús debe liderar a través de los hermanos evangelizados, programas que permiten la adecuada y debida atención a los más pobres y a los más necesitados no solamente en actos y gestos de caridad sino también en propuestas, con programas y proyectos a mediano y largo alcance que permitan una vida más digna y más humana como corresponde a los auténticos hijos de Dios.

A lo largo de los tiempos y de modo especial en los actuales desafíos, las parroquias están desarrollando programas que no solamente se pueden compartir y complementar sino también acrecentar con la extraordinaria riqueza de la bondad del corazón y de la generosidad de este territorio. En este sentido, la Parroquia  Escuela de caridad y de promoción integral de su población campesina.

                    “La Iglesia existe para evangelizar”