La acción del movimiento diocesano de educadores, debe convocar siempre y sistemáticamente a todos los educadores Católicos, convoca a los mismos solo en nombre de la fe cristiana y en orden a su madurez; por lo cual requiere un mínimo de organización, debe responder a las tres etapas necesarias para crear un movimiento: Convocación, Formación y Madurez; es orgánica y planificada dentro del plan pastoral de la diócesis.

 

Objetivo: Al finalizar el año 2009, la Pastoral Educativa ha constituido las Comisiones Diocesanas, Vicarial y parroquial para una mayor efectividad pastoral, Elaborar cada uno de los talleres pedagógicos para los encuentros de docentes.