La espiritualidad diocesana comunitaria, basada en la relación constante del hombre con Dios, fundamenta el plan pastoral y se ofrece a todo el pueblo cristiano.

 

Todos los grupos, asociaciones y movimientos apostólicos tienen como fin primordial y único difundir una espiritualidad centrada en la comunión y la participación.

 

El servicio de expresiones de espiritualidad ha profundizado en la espiritualidad de comunidad con los grupos y movimientos apostólicos que existen en la Diócesis y ha contribuido a sensibilizar en los valores de la convivencia, entendida como servicio, aceptación y compartir.