Noticias

CAPACITACIONES PERSONAL QUE TRABAJA EN LAS PARROQUIAS


Saludo a los trabajadores Parroquiales de la Diócesis de Garagoa


Breve inducción sobre la prevención en el Abuso Sexual Infantil y personas vulnerables


Protocolo de Bioseguridad: Algunas recomendaciones


Capacitación para Secretaria de Despacho Parroquial
Primera Parte


Capacitación para Secretarias Parroquiales
Segunda Parte


Capacitación para Sacristanes


Capacitación para Ministerios de Música Parroquial


Capacitación para fotógrafos

Invitación en esta Semana Santa 2020


SEMANA SANTA en Familia: Bendición de Dios. 

COMUNICADO 18 MARZO 2020

   COMUNICADO 13 Marzo 2020

-

Bajo la protección de Nuestra Señora del Amparo, Patrona de la Diócesis de Garagoa encomendamos a los nuevos Párrocos que prestarán su servicio pastoral a la comunidad. A quienes estaban de Párrocos o Administradores damos gracias por su ardua labor. Roguemos todos por nuestros Sacerdotes para que día a día sean más santos y nos ayuden a buscar la santidad. 

COMUNICADO DIÓCESIS DE GARAGOA

Respecto al COVID 19

“Y se reunían en las casas… (Hch 2, 42-45)” 
“FAMILIA, IGLESIA DOMÉSTICA”.


Ante las medidas de excepción tomadas en las últimas horas por el gobierno Nacional y Departamental y ante las recomendaciones de los Agentes Sanitarios por la pandemia mundial que se expande también en el territorio nacional originado por la presencia del COVID 19, nos vemos empujados como Iglesia Diocesana, a formular algunas directrices que nos permitan acompañar a nuestros fieles, transmitiendo paz a sus corazones, animándoles en la esperanza y acrecentando en ellos el fuego del amor.

  1. Agradecimientos

En primer lugar, en nombre de toda la Iglesia Diocesana, quiero agradecer los esfuerzos de las autoridades para minimizar el número de personas contagiadas por el virus. Les aseguramos nuestro respaldo, acatamiento y colaboración.

Este agradecimiento se hace extensivo a todo el personal médico, paramédico y administrativo de clínicas, hospitales, consultorios, que en razón de su trabajo exponen sus vidas y comprometen la salud de sus familiares más cercanos, a cambio de procurar que otros vivan.

Destacamos la valiosa colaboración de los distintos medios de comunicación y la generosidad de periodistas y técnicos, que en diferentes parroquias han permitido llevar a las familias una voz de aliento y esperanza.

Agradezco a los queridos hermanos Presbíteros de esta Iglesia Diocesana, a las congregaciones y a las familias, las oraciones y los sacrificios que han tenido que hacer, para responder con creatividad y con fe al desafío social y pastoral que plantea el COVID 19.

Animo a todos los fieles a colaborar, acatando las normas establecidas por el gobierno Nacional, Departamental y Local. Los creyentes tenemos que ser responsables y ejemplares en esto. Está en riesgo la vida de todos! Estamos obligados a cuidar nuestra vida y la vida de los demás.

  1. Sacramentos

Ruego a los Presbíteros, celebrar la Eucaristía cumpliendo con las normas establecidas por las autoridades civiles, sanitarias, de policía y por la Conferencia Episcopal de Colombia. Donde no se pueda tener presencia de unos pocos fieles se debe celebrar la Eucaristía diariamente en privado, ofreciéndola por los fieles y haciendo uso de todos los medios posibles para que las familias puedan seguir desde sus casas la celebración Eucarística, por ejemplo: canales de televisión local, emisoras, parlantes en todas las torres, redes sociales, WhatsApp, etc. Las celebraciones deben ser santas y breves.

Se hace necesario recordarle, a los fieles que ante la actual emergencia sanitaria deben permanecer en sus casas y pueden seguir la Eucaristía, a través de los medios. Ello está permitido y recomendado para cumplir con el precepto de santificar el domingo.

Si hay misas pagadas para ser celebradas las próximas semanas, conviene aplazarlas, devolver el dinero o celebrar aplicando la intención sin la asistencia de fieles.

La celebración de los demás sacramentos como Bautismos, Confirmaciones y Matrimonios que ya estaban programados, de ser posible se aplazan, de lo contrario se hace en privado con la sola presencia de padres y padrinos.

Las confesiones deben atenderse en caso de justificada necesidad, cumpliendo con todas las normas que eviten el contagio. Ruego a los Presbíteros tomar todas las medidas de seguridad, por su bien y el de los demás.

El sacramento de la Unción de los Enfermos, se administrará con la debida precaución, sólo a quien lo requiera según el rito breve que sugiere la Iglesia.

Ruego a los Presbíteros pasar más tiempo en adoración y en silencio ante el Santísimo, orando por su pueblo. Nosotros tan acostumbrados a hablarle a mucha gente del Señor, ahora somos invitados a estar a solas con el Señor y hablarle a Él del dolor y del sufrimiento de la gente.

  1. Lugares

3.1 Sobre los templos y capillas: En aquellos lugares donde las autoridades lo permitan, mantener el templo abierto, favorecer la oración de los fieles de manera individual y sin aglomeraciones, cumpliendo con las normas obligatorias de higiene.

Hagamos todo lo posible para que en tiempos de tribulación no se le niegue al pueblo el consuelo del Señor.

Si se ordena el cierre total de los lugares públicos, incluidos los templos, les ruego acatar la orden y proceder a las celebraciones a puerta cerrada, con el número de personas permitidas por la autoridad competente.

El templo podrá estar cerrado pero Jesús vive en las casas y la familia es la Iglesia.

3.2 Cementerio. Les pido cerrar a partir de la fecha los cementerios. Éstos se abrirán sólo si se trata de un funeral, pidiendo que los familiares más cercanos lleven el féretro al cementerio y no al templo, y allí se celebrará la Liturgia de la Palabra como lo indica el Ritual de Exequias.

3.3 Hogares para los Adultos Mayores. Para no poner en riesgo la vida de los ancianos, se debe suspender toda actividad o celebración en los hogares para adultos mayores.

3.4 Los despachos parroquiales, deberán ser atendidos a puerta cerrada, con diligencia, por teléfono, correo electrónico y por los medios posibles para que los fieles sean atendidos desde sus casas.

3.5 La Curia Episcopal, prestará todos los servicios a puerta cerrada y de manera inmediata haciendo uso del teletrabajo, por internet o por ventanilla en los horarios de oficina.  Se restringe la entrada de personal ajeno a las oficinas mientras dure la emergencia.

3.6 Las veredas, durante el tiempo de emergencia sanitaria se suspende el desplazamiento de los Presbíteros a las veredas, pero se facilitarán los recursos para que las familias celebren la Liturgia de la Palabra cada domingo en sus casas.

4. La catequesis y otras reuniones.

Las catequesis de preparación para sacramentos, las reuniones de grupos pastorales, congresos y otros, quedan temporalmente suspendidos hasta tener condiciones que garanticen la normalidad pastoral. Ruego a los catequistas desplegar una ardua labor para que por medio de WhatsApp acompañen a los niños y a sus familias durante estas semanas. Que todos experimenten nuestra cercanía.

5. Colaboradores parroquiales.

Así mismo, se limita la presencia de acólitos y de otras personas colaboradoras en las celebraciones Eucarísticas, así sea en privado.

Quedan suspendidos temporalmente y mientras se supera la emergencia los ministros extraordinarios de la Eucaristía y de la visita a los enfermos para evitar ser vehículos de contagio.

6. Misa Crismal.

Dadas las  circunstancias generadas por el COVID 19, la misa Crismal que estaba programada para el jueves 2 de abril, se aplaza hasta que las condiciones lo permitan.

7. Semana Santa

7.1 Sobre la Semana Santa y dadas las actuales circunstancias se puede empezar a prever, que tendrá que celebrarse con grandes innovaciones en lo relacionado con procesiones, asistencia masiva de fieles a las celebraciones y algunas prácticas de piedad como Viacrucis, Hora Santa, Homenaje a la Virgen de la Soledad, entre otros.

En este sentido, oremos desde ya para que el Señor nos de la gracia de ser audaces, creativos e innovadores y podamos llegar a cada casa y a cada corazón con el gozoso anuncio Pascual.

7.2 Semana Santa en Familia. Les ruego, desde ya, convocar a todos los fieles para CELEBRAR SEMANA SANTA en FAMILIA.

Intente llegar a ellos desde su celular, la emisora local, el canal de televisión y las redes sociales. La gente no va a poder acudir a los templos. Haga posible que todos desde sus casas se unan a las celebraciones principales los días Santos.

En las próximas semanas, la FAMILIA COMO BENDICIÓN DE DIOS E IGLESIA DOMÉSTICA, desempeñará una significativa función pastoral.

Les suplicamos que en cada casa, se organice un sencillo altar dónde clamar al Señor misericordia. De ser posible, que ese sitio tenga una Cruz, la Biblia, una estampa o una imagen de la Virgen María y una camándula. Que alrededor del altar familiar se reúnan para rezar el rosario, el Ángelus, la Coronilla a la Divina Misericordia y las oraciones de familia.

Que así mismo, en estos días que estamos en el hogar, se bendiga el pan de la mesa y se ore por aquellos que no tienen pan ni tienen familia. Que los padres bendigan a los hijos y los hijos honren a sus padres.

8. Sugerencias

8.1 Sonar las campanas a las 12 del mediodía.

Les pido a los Párrocos orden el repicar de campanas al medio día como vivo testimonio de que Dios nos está hablando y nosotros le estamos suplicando el perdón y la misericordia.

8.2 En cuanto sea posible, sugiero abrir una línea telefónica al servicio de los fieles durante los días de emergencia sanitaria, para dar consuelo y esperanza a quién lo requiera, con la oración, el consejo oportuno y breve.

8.3 Así mismo, siempre y cuando las circunstancias lo permitan, sugiero que ante la imposibilidad de salir de las casas, el Presbítero convenientemente revestido,  acompañado por una o dos personas a prudente distancia, con un buen equipo de sonido o una campana, salga sin permitir presencia de más personas por las calles de la parroquia portando el Santísimo Sacramento, bendiciendo a las familias que tengan a bien adorar desde sus balcones, ventanas o portones la presencia de Jesús en la Eucaristía. Intentemos estar cada vez más cerca de nuestros fieles.

8.4 Ruego a los Presbíteros y a los fieles católicos, ser ejemplares en el cumplimiento de las normas que establezcan las autoridades Nacionales, Departamentales y Locales, lo mismo que el acatamiento a las indicaciones de las autoridades sanitarias.

9. El cuidado de los más débiles

La opción por los más débiles, nos obliga a cuidar de los más vulnerables. No podemos ser indiferentes al riesgo que corren, especialmente los enfermos y los adultos mayores. Nuestro comportamiento puede salvar vidas.

Se hace necesario insistir que personas mayores de 60 años deben estar en sus casas hasta que las autoridades lo indiquen.

Les encarezco avivar la misericordia con aquellos ancianos más pobres y abandonados. Que no mueran contagiados pero que tampoco mueran por hambre o por abandono.

10. Llamado a la solidaridad.

Hago un llamado al pueblo creyente para que se evite la paranoia, sembrando la confianza en el Señor, rompiendo las ataduras del egoísmo consumista que lleva a algunos a acaparar y a especular artículos de primera necesidad, dejando sin nada a los pobres que no tienen más que para el diario vivir.

En este mismo sentir, les ruego a todos, a la luz de la fe, ser mesurados en nuestra propia alimentación. No sabemos ni cuánto tiempo, ni cuál será la proporción de la emergencia. No está bien ni es justo que mientras unos comen en abundancia otros aguanten hambre.

Que la Santísima Virgen María Nuestra Señora del Amparo, proteja nuestras familias y las libre de todo mal y de toda enfermedad.

Garagoa, 18 de marzo de 2020.

(Original firmado)
+Julio García
Obispo de Garagoa