CELEBRACIÓN DE LOS 100 AÑOS DE LAS APARICIONES DE LA VIRGEN MARIA EN FÁTIMA.

 

DECRETO 576

 

Por el cual se declara Año Jubilar Mariano Diocesano con motivo de los cien años de las apariciones de la Virgen María en Fátima (Portugal), con su inherente indulgencia plenaria,  en la Diócesis de Garagoa, Boyacá.

 

EL OBISPO DE GARAGOA POR LA GRACIA DE DIOS Y

NOMBRAMIENTO DE SU SANTIDAD JUAN PABLO II (23.06.2000)

EN USO DE SUS FACULTADES PASTORALES Y MINISTERIALES Y

CONSIDERANDO QUE:

 

1°. El Santo Padre Francisco, declaró año jubilar, con el fin de que los fieles católicos celebren dignamente el Centenario de las Apariciones de la Santísima Virgen María en Fátima (Portugal). Con su inherente indulgencia plenaria, que inició el 27 de noviembre de 2016 y concluirá el 26 de noviembre de 2017.

 

2°. En el decreto de la Penitenciaría Apostólica para tal fin el Santo Padre Francisco ha concedido la indulgencia plenaria en este tiempo de gracia:

 

a) A los fieles que visiten en peregrinación el Santuario de Fátima en Portugal y participen allí devotamente en alguna celebración y oración en honor de la Virgen María;

 

b) A los fieles devotos de todo el mundo que visiten con devoción una imagen de Nuestra Señora de Fátima expuesta solemnemente para la veneración pública en cualquier templo u oratorio en los días del aniversario de las apariciones (el día 13 de los meses de mayo a Noviembre de 2017) y allí participen devotamente en alguna celebración u oración en honor de la Virgen María, recen el Padre Nuestro, hagan la profesión de fe (Credo) e invoquen a Nuestra Señora de Fátima;

 

c) A los fieles que por edad, enfermedad u otra grave causa, estando impedidos para desplazarse a un lugar de culto si, arrepentidos de sus pecados y teniendo la firme intención de realizar, cuando les sea posible, las tres condiciones indicadas (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Santo Padre), frente a una imagen o estampa de Nuestra Señora de Fátima en los días señalados, se unieren espiritualmente a las celebraciones jubilares ofreciendo con confianza a Dios misericordioso, a través de la intercesión de la Bienaventurada Virgen María, sus oraciones y dolores, junto a los sacrificios de su propia vida;

 

d) El AÑO JUBILAR DE FÁTIMA debe ser visto como una ocasión privilegiada para que, luego de la celebración del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, se continúe incentivando al pueblo cristiano en la práctica de las obras de caridad, sobre todo la atención a los ancianos, enfermos, encarcelados y de manera especial motivar a la juventud;

 

e) El AÑO JUBILAR DE FÁTIMA será celebrado en el contexto de la preparación de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos que se llevará a cabo en Roma en el mes de octubre de 2018 y que concentrará su reflexión en el tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. Al ser destacado en el documento preparatorio del Sínodo el papel del joven Apóstol Juan y su relación con la Madre del Señor, resulta este año un momento pastoral especial para profundizar e incentivar una pedagogía de espiritualidad juvenil mariana y misionera;

 

f) Según la praxis eclesial, los Jubileos son tiempo de gracia para vivir la conversión permanente y acercarse a la recepción del sacramento de la Reconciliación, por lo tanto, esta ocasión es propicia para recordar al pueblo de Dios lo dispuesto por el Santo Padre Francisco en su Carta Apostólica Misericordia et Misera, numeral 12, “la concesión a todos los sacerdotes, en razón de su ministerio, la facultad de absolver a quienes hayan procurado el pecado del aborto”;

 

g) Este tiempo de gracia remite también a la posibilidad de obtener la Indulgencia Plenaria y que, por lo tanto, será una ocasión para profundizar en una clara y concisa catequesis sobre el tema de las Indulgencias en el contexto de los 500 años del inicio de la Reforma Protestante (1517-2017) que tuvo como motivación la crítica de esta doctrina teológica dada la mala interpretación a la que era sometida.

 

3°. En la jurisdicción eclesiástica de la Diócesis de Garagoa se encuentra la Cuasi Parroquia de Nuestra Señora de Fátima, en el municipio de Ramiriquí, Boyacá.

 

 

DECRETA:

 

Artículo 1°.Participar del Año Jubilar Mariano de Nuestra Señora de Fátima en la Diócesis de Garagoa, Boyacá, para que los fieles celebren dignamente el Centenario de las Apariciones de la Santísima Virgen María en Fátima (Portugal), con su inherente indulgencia plenaria, en el tiempo señalado entre el 13 de mayo de 2017 y el 25 de noviembre de 2017, vísperas de Jesucristo Rey del Universo.

 

Artículo 2°. Declarar el Templo Parroquial de la Cuasi Parroquia de Nuestra Señora de Fátima del municipio de Ramiriquí, Boyacá, como TEMPLO PRIVILEGIADO durante el presente TIEMPO JUBILAR con las siguientes responsabilidades:

 

a) Que sea meta adecuada de peregrinación para los fieles devotos de Nuestra Señora en su advocación de Fátima, conservando digna y decorosamente el lugar sagrado.

 

b) Que asegure la administración del Sacramento de la Reconciliación a los fieles asiduos y peregrinos del lugar.

 

 

c) Que sea lugar de culto privilegiado para obtener la Indulgencia Plenaria concedida por el Santo Padre

 

Artículo 3°. Procurar que la Comunidad Parroquial celebre a su celestial patrona con animoso empeño y, motivada por su Párroco; buscar incentivar la devoción a esta advocación mariana a través de la programación, organización y ejecución de actividades parroquiales, para celebrar esta efemérides a través de celebraciones litúrgicas, penitenciales, encuentros de espiritualidad, de catequesis, de reflexión, de caridad (especialmente con los ancianos y enfermos) y demás alternativas del trabajo pastoral incluyendo una especial atención a los jóvenes.

 

Artículo 4°. Incentivar, durante el TIEMPO JUBILAR en las parroquias, capillas, centros educativos y lugares públicos y privados de culto, la devoción a la Santísima Virgen María:

 

a) Organizando un altar temporal, sencillo y móvil, con la imagen de Nuestra Señora de Fátima para que puedan recibir las gracias concedidas en el Año Jubilar los fieles devotos que oren frente a ella y se acojan a su maternal intercesión.

 

b) Favoreciendo, en cualquier lugar de culto del territorio diocesano, obtener la Indulgencia Plenaria concedida por el Santo Padre Francisco en los días 13 de cada mes con las condiciones previstas.

 

c) Recordando a los párrocos, sacerdotes, religiosas y agentes de pastoral impartir la enseñanza catequística previa sobre la doctrina de las Indulgencias (Cf. Catecismo de la Iglesia Católica, No. 1471 y ss. y Código de Derecho Canónico, cánones 992 a 997) y las condiciones para obtenerla: confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Santo Padre.

 

d) Recordando además que pueden también obtener la Indulgencia Plenaria los enfermos, ancianos y privados de la libertad si tienen el propósito de cumplir con las tres condiciones indicadas cuando les sea posible.

 

e) Así mismo, recordando que la Indulgencia Plenaria y Parcial, cuando no se obtienen para sí mismo, se puede aplicar a favor de los fieles difuntos.

 

Artículo 5°. Difundir la Indulgencia Plenaria ya concedida por el Santo Padre Francisco al mundo católico en las fechas y con las condiciones debidas y para que sea de mayor provecho este año Jubilar, a tenor del canon 995 del C.I.C. y del Enchiridion Indulgentiarum Norma 10 § 1, CONCÉDASE LA INDULGENCIA PARCIAL a los fieles de la Diócesis de Garagoa:

 

a) Cuando participen en la Santa Eucaristía del sábado, día tradicionalmente mariano, poniéndose bajo el amparo y confiando en la intercesión de la Virgen María.

 

b) Cuando recen personalmente el Santo Rosario en un templo o capilla, o comunitariamente en su casa en ámbito familiar o comunitario.

 

c) Cuando devotamente oren el Ángelus Domini, el Regina Coeli en Tiempo Pascual, el Magnificat, o la Salve.

 

d) Cuando participen en alguna procesión con una imagen de la Santísima Virgen María.

 

e) Cuando visiten a los enfermos, ancianos o encarcelados y procuren difundir la devoción a Nuestra Señora rezando con ellos alguna oración mariana.

 

Artículo 6°. Organícense en las comunidades parroquiales actividades en torno a la devoción mariana (celebración eucarística de la Memoria de Santa María “In sabbato”, Lectio Divina con textos marianos, ciclo de catequesis marianas, Santo Rosario comunitario, Novenarios, Triduos, Lucernarios, visitas a los enfermos con una imagen peregrina, etc.).

 

Artículo 7°. Téngase especial cuidado en vincular a los jóvenes de modo que este año sea también, como lo pide el Santo Padre, un incentivo para el discernimiento vocacional y pueda la Iglesia ofrecer al mundo una juventud renovada y comprometida en la transformación social a la luz del Evangelio.

 

Artículo 8°. El presente decreto rige a partir del trece (13) de mayo del año dos mil diecisiete (2017), hasta el veinticinco (25) de noviembre de este mismo año.

 

 

 

Comuníquese y cúmplase.

 

 

Firmado en la Sede Episcopal de Garagoa, Boyacá, a los diez (10) días del mes de abril de dos mil diecisiete (2017).

 

 

 

 

+ JOSÉ VICENTE HUERTAS VARGAS                          OCTAVIO ALVARADO G. PBRO.

Obispo Diócesis de Garagoa                                                 Canciller